STORIES
Aids

Nkosi Johnson (español)

by MI HÉROE


Nació Xolani Nkosi en un municipio al este de Johannesburgo. Su madre, Nonthlanthla Daphne Nkosi, era seropositiva y le paso el virus a su bebé que todavía no había nacido. Se convirtió en estadística, uno de mas de 70,000 niños nacidos seropositivos cada año en Sudáfrica, en donde estimadamente la mitad de la población menor de los 15 años morirá de causas relacionadas al sida en la próxima década.


Pero Xolani Nkosi era un luchador. Él sobrevivió más allá de su segundo cumpleaños, lo cual es inusual en bebes seropositivos. En 1991, Nkosi fue admitido a un atestado centro de cuidado de sida en Johannesburgo después de que su madre fue liberada de un hospital y estaba demasiado débil para cuidar de su hijo. Fue ahí donde Gail Johnson, una trabajadora voluntaria, vio al niño zulú de ojos bien abiertos y a su debilitada madre. Ella por supuesto que iba a morir, y él estaba viviendo en tiempo contado. Fue un entendimiento muy personal y mutual, dijo Johnson. "Tuve un encuentro gráfico con una muerte al sida cercana a mi familia, y quería hacer algo más que solo hablar sobre eso. Y ahí estaba Nkosi. Todo lo que tuve que hacer fue ofrecerle ayuda."

Su madre accedió de buena gana a que Johnson se hiciera la madre sustituta de Nkosi. Como Nkosi Johnson, él tenía un hogar en un suburbio bonito de Johannesburgo y un gran circulo de amigos en el Refugio Nkosi, el centro de cuidado de sida que Johnson fundó y nombró después de él. Nonthlanthla Nkosi murió de una enfermedad relacionada al sida en 1997. En el mismo año, Gail y Nkosi Johnson ganaron una diferente batalla. Cuando ella intentó inscribirlo en una escuela primaria, hubo oposición de algunos padres por su estatus de seropositivo. Johnson hizo publico su queja y ganó el caso. Nkosi fue a la escuela.

La controversia convirtió a Nkosi en una figura nacional en la campaña para estigmatizar el sida, y los departamentos de la educación provincial por todo el país fueron requeridos a preparar pólizas nuevas. Su momento grande vino en julio del 2000, cuando le habló a delegados en la conferencia internacional de sida en Durban (ver su discurso debajo). Una figura pequeña en un brilloso traje oscuro y tenis, nerviosamente deteniendo un micrófono inalámbrico, Nkosi Johnson, de 11 años, tuvo a una audiencia de 10,000 delegados embelesados, ocasionalmente con un silencio triste y lloroso mientras contaba la historia sobre su nacimiento y su vida. "Por favor ayuden a gente con sida," él dijo. "Apóyenlos, ámenlos, cuídenlos."


Posteriormente ese mismo año llevó el mismo mensaje a una conferencia de sida en Atlanta, Georgia. "Es triste ver tanta gente enferma," dijo él. "Deseo que toda la gente en el mundo pudiera estar bien."

Probablemente siendo el niño que más tiempo había sobrevivido de sida en Sudáfrica, Nkosi claramente no estaba bien cuando regresó de su viaje por EE.UU. en octubre. Tuvo una navidad callada, luego sufrió un colapso. Fue diagnosticado con daño cerebral, tuvo varios ataques de apoplejías y entró en semi-coma. Pero aún, aguanto. "Mírenlo," le dijo Johnson a un periódico local. " La mitad del tamaño de cualquier cosa y todavía luchando."

La historia de Nkosi Johnson ha galvanizado los defensores de conciencia sobre el sida. Con al menos uno de cada 10 sudafricanos seropositivos, el país encara un desastre de salud publica que golpeara comunidades negras que son pobres y muy pobladas. Nkosi una vez dijo que él deseaba que él fuera blanco porque nunca miraba que una persona blanca se enfermara. El Dr. Zola Skweyiya, el Ministro de desarrollo social, advirtió el año pasado que la epidemia del sida podría resultar en los negros siendo minorías en su país.

Editorializado en el Sunday Times nacional: "Nosotros sudafricanos –y todos los demás en este continente y en el mundo tenemos que aprender a reconocer y tratar con humanidad esos que estás viviendo con sida. No puede haber mejor monumento a Nkosi, el niño que nos ha hecho confrontar nuestra débil humanidad y nuestros más grandes temores, que esto."

Por toda la miseria que ha tenido que sufrir Nkosi, él es uno de los afortunados, dice Johnson. "Fue aceptado, él fue amado." Entre esos que llamaron a la casa Johnson la semana pasada fueron amigos de la escuela cuyos padres alguna vez les advirtieron no acercarse a él. Los niños en el Refugio Nkosi también están extrañando al niñito que organizaba sus juegos de tiras y ladrones y siempre quería ser el mejor tira. Contribuciones a la fundación de Johnson sobre el sida han permitido el estreno de un segundo Refugio Nkosi en los municipios de Johannesburgo. Johnson espera que vayan a ver muchos más. El nombre de Nkosi en zulú significa señor noble, o rey de reyes vivirá.


Lo siguiente es el discurso que Nkosi Johnson dio para la ceremonia inaugural de la 13ra Conferencia Internacional de sida en Durban:

"Hola, mi nombre es Nkosi Johnson. Vivo en Melville, Johannesburgo, Sudáfrica. Tengo 11 años y tengo sida. Nací seropositivo.

Cuando tenía dos años, estaba viviendo en un centro de cuidado para gente infectada con sida. Mi mami obviamente también estaba infectada y no podía correr el riesgo de criarme porque tenía miedo que la comunidad en que vivía se diera cuenta que los dos estábamos infectados y nos correrían.

Yo se que me amaba mucho y me visitaría cuando pudiera. Y luego el centro de cuidado tuvo que cerrar porque no tenían fondos. Entonces, mi madre sustituta, Gail Johnson, quien era directora del centro y me llevaba a casa los fines de semana, dijo en una junta que ella me llevaría a casa. Me llevó a su casa con ella y he estado viviendo con ella por ocho años.

Ella me ha enseñado todo sobre ser infectado y como debo ser cuidadoso con mi sangre. Si me caigo y me corto y sangro, debo asegurar de que me cubra mi propia herida y que vaya con un adulto para que me ayude a limpiarme y ponerme un curita.

Yo se que mi sangre solo es peligrosa a otra gente si ellos también tienen una herida abierta y si mi sangre entra en ella. Esa es la única vez en que la gente debe tener cuidado al tocarme.

En 1997, mami Gail fue a la escuela, a la primaria Melpark, y tuvo que llenar una forma para mi admisión. Decía, "Su hijo sufre de alguna cosa?" Entonces ella dijo que sí: sida.

Mami Gail y yo siempre hemos sido abiertos sobre mi teniendo sida. Y luego mi mami Gail estaba esperando para ver si había sido admitido a la escuela. Llamó a los oficiales de la escuela, quienes dijeron que ellos le llamaban y después tuvieron una junta sobre mi.

De los padres y maestros en la junta, 50 por ciento dijeron que sí y 50 por ciento dijeron que no. Y después en el día de la boda de mi hermano mayor, los medios de comunicación se dieron cuenta que había un problema sobre mi yendo a la escuela. Nadie parecía saber que hacer conmigo porque estaba infectado. Los talleres sobre el sida eran hechos en la escuela para enseñarles a los padres y maestros no para que le tuvieran miedo a un niño con sida. Estoy muy orgulloso de decir que ahora ya hay una póliza para que todos los niños seropositivos puedan ir a las escuelas y no ser discriminados.

En el mismo año, justo antes de que comenzara la escuela, mi mami Daphne murió. Se fue de paseo a Newcastle y falleció en su sueño. Mami Gail recibió una llamada y yo conteste. My tía dijo, "Puedo hablar con Gail por favor?" Mami Gail me dijo casi de inmediato que mi mami había muerto y me eche a llorar. Mi mami Gail me llevó al funeral de mi mami. Mire a mi mami en el ataúd y mire que sus ojos estaban cerrados y luego mire a ellos bajándolo adentro del suelo y la cubrieron. My abuela estaba muy triste de que había muerto su hija.

Luego mire a mi padre por primera vez y nunca sabía que tenía un padre. Él estaba muy disgustado pero pensé entre mi mismo, porque dejó a mi madre y a mi? Y luego otra gente le preguntó a mami Gail sobre mi hermana y quien la iba a cuidar. Mami Gail dijo que le preguntaran al padre.

Desde el funeral, he estado extrañando a mi mami mucho y deseo que estuviera conmigo. Pero sé que esta en el cielo. Y ella está en mi hombro mirando sobre mi y en mi corazón.

Odio tener sida porque me pongo muy enfermo y me pongo muy triste cuando pienso en todos los niños y bebés que están enfermos con sida. Yo solo deseo que el gobierno pueda comenzar a darle AZT a las madre embarazadas con VIH para ayudar a evitar que el virus se pase a sus bebés. Bebés están muriendo muy rápido. Yo conozco a un pequeño bebé abandonado quien vino a vivir con nosotros y su nombre era Micky. No podía respirar, no podía comer y estaba tan malo y mami Gail tuvo que llamar a las asistencias sociales de welfare para que lo admitieran en un hospital [donde] murió. Pero era un bebé tan bonito y curioso. Yo creo que el gobierno debe empezar a hacerlo porque yo no quiero que se mueran los bebés.

Porque fui separado de mi madre a una edad corta, y porque los dos éramos seropositivos, mi mami Gail y yo siempre hemos querido comenzar un centro de cuidado para las madres con VIH/sida y para sus hijos. Yo estoy muy feliz y orgulloso de decir que el primer Refugio Nkosi fue abierto el año pasado. Y estamos cuidando a 10 mamás y 15 niños. Mi mami Gail y yo queremos abrir cinco Refugios Nkosi para fin del siguiente año porque quiero que mas madres infectadas se queden junto a sus hijos. No deberán ser separadas de sus hijos, entonces [aquí] pueden estar juntos y vivir más tiempo con el amor que necesitan.

Cuando yo crezca, yo quiero sermonear a más y más gente sobre el sida. Y si mami Gail me deja, [yo quiero sermonear] alrededor de todo el país. Quiero que la gente entienda lo que es sida, que tengan cuidado y respeten el sida. No puedes contagiarte con sida si tocas, abrazas, besas, o te agarras de manos con alguien que está infectado.

Cuídennos y acéptenos – todos somos seres humanos.

Somos normales. Tenemos manos. Tenemos pies. Podemos caminar, podemos hablar, tenemos necesidades como todos los demás. No tengan miedo de nosotros. Todos somos igual!"

Page created on 7/26/2014 11:07:03 AM

Last edited 7/26/2014 11:07:03 AM

Extra Info

Aprende sobre otro héroe que trabaja con niños huérfanos a causa de la crisis del SIDA --Nathaniel Dunigan
  • Lee la historia de Kathleen sobre su héroe en inglés, Nathaniel Dunigan.

  • Mira la película corta del Proyecto MI HÉROE, Kay Lord y su Héroe Nathaniel Dunigan, produced by Skip Blumberg.

  • Visita el sitio de Internet de Aidchild, fundado por Dunigan. La declaración de la misión de Aidchild es: "Proveer centros para niños, incluyendo: hogares, cuidado medical innovador, apoyo psicosocial, y la educación para huérfanos viviendo con SIDA que no tienen el apoyo de sus familias."
Nathaniel with a baby and a visitor (foto de colección personal de K. Lord)

Author Info